Eterna aprendiz de todo

En remedio del horror vacui y moviendo para que no exista el eterno retorno.

Desde fuera

He pasado por fuera del jardín de mi abuela, mi jardín de la casa de mi abuela y estaba todo seco. Muertas las hortensias, el durazno que crecía, los claveles con botones. Sólo porfiaba el Laurel

Ya no era mi posibilidad, esa casa está arrendada y no pude hacer nada.

La terrible espolonada del tener que abandonar.  Sin poder tratar y no poder

Me traje una begonia porque el desapego aún no es lo mío.

Anuncios

2 Respuestas a “Desde fuera

  1. Clau marzo 11, 2008 en 11:42 am

    Pucha que me dio pena la tontera. Pucha… Qué fuerte…
    Bububu… No me gusta esa imagen…
    Beso para ti en tu desapego.
    Te amo, con begonia incluida.

  2. caro marzo 15, 2008 en 1:06 am

    buh, que fuerte.
    lo mío tampoco es el desapego…
    que triste, como cuestan las despedidas de los espacios que amamos no?

    Gracias a Dios, la begonia no quiso marcharse… también está arraigada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: